Rechazo y bloqueo masivo del ICO a los créditos avalados a empresas

Cambios de criterio constantes obligan a la banca a suspender y rehacer contratos. Sólo el 4% de los autónomos ha podido acceder a las líneas… y al 27% de las pymes se les ha denegado.

Algo más de dos semanas después de que el Gobierno activara la operativa de los créditos avalados por el Estado, las empresas apenas están disponiendo de estas líneas de liquidez para poder afrontar sus compromisos y poder sobrevivir en esta época de hibernación de la actividad por el coronavirus. Los bancos se han encontrado con múltiples dificultades para poder otorgar el dinero al tejido productivo, a pesar de que cuentan con solicitudes que sobrepasan con creces los 40.000 millones en garantías que el Ejecutivo ha permitido que se concedan de los 100.000 millones prometidos en su momento, en gran parte por las trabas que está poniendo el Instituto de Crédito Oficial (ICO), que es que el organismo público que está centralizando las operaciones.

Según distintas fuentes financieras y sindicales, en estas dos semanas esta institución dependiente del Ministerio de Economía ha rechazado de manera masiva este tipo de préstamos y ha habido cambios de criterio constantes en el mecanismo puesto en marcha para que estas coberturas eviten rápidamente la destrucción de empresas (principalmente pymes y autónomos) en estos momentos de extremada dificultad. Esta actitud, unido a la elevada burocracia, está impidiendo que los recursos lleguen a estos colectivos para que puedan afrontar los pagos de impuestos, nóminas y facturas.

Las entidades, ante este escenario, están siendo cautelosas, ya que si aprueban operaciones sin tener claras las condiciones pueden enfrentarse en un futuro a pérdidas millonarias, debido a que el ICO puede bloquear los avales estatales, que van del 60 al 80% de los importes. Hay que tener en cuenta que este organismo, además del Banco de España, va a hacer una revisión de todos los contratos y que las operaciones de más de 50 millones tienen una autorización pública antes de la disposición de fondos.

La ministra de Economía, Nadia Calviño, anunció el martes que el Banco de España va a realizar próximamente un estudio sobre esta financiación para comprobar que no se está produciendo abusos y que los préstamos cumplen con los requisitos establecidos.

El sindicato bancario ACAM denuncia públicamente que en estas dos semanas ha habido «numerosos cambios de criterio» tanto en la tramitación como en la concesión, que ha provocado devolución masiva de operaciones y repetición de formalizaciones, algo que está retrasando que el dinero llegue. Además, critica la complejidad de las operaciones. La valoración de esta organización de representantes de los trabajadores de Bankia es compartida por distintas fuentes financieras y empleados de entidades, que están viendo como el esfuerzo que están realizando en muchas ocasiones sirve para poco.

Según una encuesta de Cepyme, la mitad de las pymes españoles han solicitado un aval del ICO, a las que les ha sido denegado al 27%

Las cifras oficiales ponen de manifiesto que hay lentitud en el procedimiento y que las empresas están teniendo dificultades de acceso a los créditos. En quince días, las entidades han otorgado operaciones con garantías por 11.700 millones de euros, es decir, solo algo más de una cuarta parte del total permitido, que ha canalizado financiación por valor de 15.100 millones, según el Ministerio de Economía. Del total, 9.000 millones de avales (de los 30.000) han ido destinados a pymes y autónomos, con un saldo global de 11.300 millones.

Desde la patronal de los autónomos, ATA, se pedía ayer agilidad en el proceso para dar liquidez, ya que según su presidente Lorenzo Amor, solo 4 de cada 100 había obtenido un préstamo ICO. «Un ritmo muy lento teniendo en cuenta que la demanda es ocho veces superior», sostiene el representante de este colectivo, quien explica que el 32% de los autónomos está buscando en la actualidad financiación ICO en las entidades.

Según una encuesta de Cepyme, la mitad de las pymes españoles han solicitado un aval del ICO, a las que les ha sido denegado al 27%. De todas las que han solicitado este tipo de ayudas públicas, el 39% se queja de que el trámite ha sido muy complicado y el 29%, por lo contrario, piensan que ha sido fácil.

 

Exigencias adicionales

Otro dato que desvela la encuesta realizada por la patronal de las pequeñas y medianas empresas es que casi el 18% de las que compañías que han solicitado un aval del ICO se han encontrado con que la entidad financiera ha exigido garantías adicionales. Respecto al dinero que precisan, el 47,2% consideran que rondará entre el 10% y el 20% de su facturación anual.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reconoció ayer las dificultades y quejas de los empresarios para acceder a estas ayudas de liquidez y señaló que en los próximos días el Ejecutivo trabajará para permitir que el mecanismo de gobernanza de los avales mejore para que sea eficaz.