El indicador económico asociado a la crisis de deuda de hace una década ha vuelto a superar las tres cifras

Durante la crisis de deuda de hace una década, cuando la economía española bordeó el rescate, la prima de riesgo se convirtió en un indicador de referencia para tomar la temperatura de la salud financiera del país. Durante el verano de 2012 el marcador superó holgadamente los 600 puntos. En los últimos días, y por segunda vez en lo que va de 2022, la prima de riesgo española ha vuelto a las tres cifras, con un pico de cierre el lunes 2 de mayo de 106 puntos básicos. Sin la urgencia de hace una década, es conveniente recordar qué es la prima de riesgo y por qué es importante.

Qué es la prima de riesgo

La prima de riesgo es un sobrecoste.

Es la cantidad porcentual que paga un emisor de deuda -es este caso, un país- sobre una unidad consensuada de referencia. Así, en el caso de la prima de riesgo se toma como referencia el bono -‘bund’- alemán a diez años para calcular el sobrecoste que se añade.

[Un tercio de los españoles ignora qué significa prima de riesgo]

Dicho de otro modo: la economía alemana se considera la más segura de la eurozona, y por lo tanto sus bonos los de menor riesgo. Para captar a inversores, el resto de países tiene que añadir una rentabilidad mayor que la alemana, por un lado, para compensar el riesgo del inversor, que opta por una opción menos segura, y por otro para, a través de esa mayor rentabilidad, captar más dinero en las emisiones de deuda, dinero que después se invertirá en el país.

El problema de 2012 surgió precisamente por la mala salud económica española y de los llamados PIIGS (PortugalGreciaItaliaEspaña, por sus nombres en inglés, más Irlanda). Al ser mayor el riesgo de quiebra, y por lo tanto el riesgo del inversor de perder su dinero si el Estado dueño de la deuda entraba en ‘default’, el país emisor de deuda ofrecía una mayor rentabilidad para tentar a los inversores y captar fondos. Esa mayor rentabilidad necesaria para financiarse fue, precisamente, lo que elevó la prima de riesgo española a niveles sin precedentes.

De acuerdo a lo que apuntaba en 2012 Francisco González, entonces presidente de BBVA, cada 100 puntos básicos que escala la prima de riesgo española suponían la destrucción de unos 160.000 empleos y el 1,2% del PIB anual.

Cómo se mide la prima de riesgo

La prima de riesgo se mide en puntos básicos. Un punto básico es una centésima parte de un uno por ciento, es decir, un 0,01%. Si la prima de riesgo de un país alcanza el valor de 100, por ejemplo, significa que la rentabilidad de su deuda, y, por lo tanto, el retorno que deberá ofrecer al inversor por comprarla es de 100 veces 0,01%. Es decir, un 1 por ciento más respecto a la rentabilidad del mencionado bono alemán a diez años.

Explicado sencillamente: si el bono alemán a diez años tiene una rentabilidad del 1%, el bono español a 10 años, con una prima de riesgo en 100, debe ser del 2%, del 3% si la prima está en 200, del 4% si está en 300, y así sucesivamente.

La prima de riesgo, ahora

A 3 de mayo de 2022 (la prima de riesgo es un valor que se actualiza y cambia a lo largo del día, como puede ser el valor del IBEX-35), la prima de riesgo de Grecia está por encima de los 230 puntos básicos, con una crecida de más de 110 puntos básicos desde el arranque del año. Portugal ha llegado a 109 (+41 puntos básicos desde el inicio del año) y España está en el entorno de los 105 (+38 desde el 1 de enero de 2022).

Conviene recordar que el porcentaje de deuda de España respecto a su PIB (es decir, cuánto debe el país respecto a cuánto ha producido en un año) cerró en 2021 en el 118,40%, según recoge DatosMacro. En 2008, antes del inicio de la crisis económica, no llegaba al 40%: 39,70%.

FUENTE: ABC