Desde marzo está abierta la convocatoria para aquellas empresas de entre 10 y 49 – trabajadores.

El plan completo destinará 3.000 millones de euros para digitaliza a más de un millón de pymes en tres años.

Desde comienzos del pasado mes de marzo, las pymes ya pueden acceder a la primera convocatoria de ayudas del llamado ‘Kit Digital’, con el que se pretende dar un impulso de modernización a las pymes y autónomos en España, con vistas a mejorar la competitividad de las mismas. El objetivo de este plan aprobado recientemente por el Gobierno es ambicioso: digitalizar más de un millón de pymes en los próximos tres años.

Desde el Ejecutivo pretenden invertir más de 3.000 millones de euros, provenientes de fondos europeos ‘Next Generation’. La primera convocatoria del denominado ‘Kit Digital’ va dirigida concretamente a empresas de 10 a 49 empleados y que cuenta con una dotación de 500 millones de euros.

Y más allá, el programa es una de las propuestas estrella del Plan de Recuperación del Gobierno.

Las empresas que se pueden beneficiar de esta ayuda de 12.000 euros en la primera convocatoria son aquellas que tienen entre 10 y 49 empleados y en las primeras semanas de inscripción ya superan las 45.000. Mientras que el número de empresas digitalizadoras que ya se han dado de alta al plan son 6.000, con otras 2.000 en proceso de análisis. Cabe recordar, que la financiación la reciben las pymes, pero a través de las empresas digitalizadoras, que serán en última instancia las responsables de las instalaciones de los nuevos equipos.

Sin embargo, siendo un proyecto loable y altamente necesario para que las pymes españolas no pierdan capacidad de competir en el entorno comunitario, también la aplicación del plan conlleva riesgos. Desde las empresas focalizan las principales problemáticas asociadas al ‘Kit Digital’ en el campo de la formación. Y, más concretamente, en la falta de formación en la mayoría de estos pequeños y medianos centros de trabajo en competencias digitales. Un hecho que podría hacer perder efectividad a las ayudas.

Riesgos y beneficios

En declaraciones para ABC, José Luis Gugel, socio y fundador de The Key Talent, una empresa que ya es digitalizadora, cree que hace falta que la inversión se haga también en formación porque «es una medida que nace huérfana si no viene acompañada de otras en paralelo. La tecnología, en sí misma, nunca es la catalizadora de la transformación. Sin concienciar o formar a las personas, la tecnología no será más que un lastre poco aprovechado».

La Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial prevé que el ‘Kit Digital’ provocará la creación de entre 50.000 y 60.000 puestos de trabajo, unos números exagerados para el socio fundador de The Key Talent. «Parten de la asunción de que, con la incorporación de tecnología en la pyme, se incorporará también a personas que se hagan cargo de ella. Y eso es casi un brindis al sol. La adopción de la tecnología no necesariamente va aparejada a una disminución del paro. Es muy complicado que una empresa que no había invertido 12.000 euros en herramientas digitales se gaste de repente mucho más en traer talento que las gestione».

«El resultado final del ‘Kit Digital’ va a depender más de cómo lo utilicen las empresas que de la propia ayuda en sí», advierte en la misma línea Jorge García, fundador de Marketing Paradise. Así, afirma en declaraciones para ABC que cómo aproveche cada empresa el kit dependerá de «la madurez digital de las mismas», pues «las compañías sin presencia online arrancarán en este mundo para empezar a crear una estructura, con foco sobre todo en una página web y/o tienda online en la que presentar su propuesta de valor. Mientras que las que ya tienen presencia online dedicarán su kit a abrir nuevos países, una vez han conseguido cuadrar los números en España».

Mientras, José Antonio Alguacil, CEO de IlusionLabs asegura a este medio que la iniciativa es «pobre, insuficiente y paternalista», ya que «cualquiera que conozca mínimamente en qué consiste la citada economía digital sabe que quien empiece hoy lo hace tarde y si lo hace por un estímulo económico en lugar de por una necesidad comercial, el asunto no tendrá resultados». Además, añade que «si un empresario se ve animado a ‘digitalizar’ su negocio gracias a un pequeño estímulo económico del Gobierno, es que no necesita digitalizar su negocio, porque de lo contrario ya lo tendría hecho» y va más lejos, «si una pyme no empezó a digitalizar con éxito sus procesos, servicios y productos desde mucho antes de la pandemia, es muy difícil que lo haga hoy día».

Impulso al medio rural

Aunque la medida también conlleva ventajas claras para un colectivo que se ha quedado atrás en el proceso de digitalización y apertura a las nuevas tecnologías. Y que permitirá a muchas de estas pymes tener una oportunidad de supervivencia en el entorno.

Las compañías beneficiarias de esta medida han de decidir cómo invertir o distribuir el dinero de las ayudas. «Cada empresa debe realizar un ejercicio de introspección para evaluar por dónde debe llevar a cabo esta transformación. Pero, nuestra opinión es que la transformación digital en los recursos humanos constituye un proceso de mejora que impacta no sólo en un aspecto concreto de su organización, sino la totalidad de sus procesos como consecuencia», aconseja Yoann Artus, el Country Manager de PayFit España, una de las compañías inmersas en el proceso de convertirse en digitalizadora.

Así, prácticamente una de cada dos empresas se ha apuntado al ‘Kit Digital’ en provincias como Huesca, Córdoba, Lleida, Palencia o Soria. Desde Marketing Paradise entienden que, «la digitalización de negocios de estas ciudades puede ayudar, sobre todo, a aumentar el mercado potencial de las empresas localizadas ahí. Con una buena inversión en el mundo online, el mercado potencial de las pymes pasará de unos cuantos kilómetros a la redonda a todo el territorio nacional», ya que ahora mismo el 85% de las transacciones online en España vienen de puntos como Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao o Sevilla.

Como explica el CEO de Ilusionlabs, «el primer beneficio es la extensión de servicios directos e indirectos. Por otro lado el tener visibilidad para clientes que no te conocen, ofrecer nuevas gamas de servicios y productos y por último, y no menos importante, tener un diálogo directo con tus clientes». «Sin esta transformación tecnológica, los negocios de tamaño medio tendrán mayores dificultades para competir con los grandes porque no se habrán adaptado a las necesidades del cliente y a un mercado cada vez más complejo y competitivo», analiza para ABC Yoann Artus, de PayFit.

Inversión clave en ciberseguridad

La ciberseguridad es otro de los ámbitos a los que las empresas pueden dedicar las ayudas del ‘Kit Digital’, algo que es fundamental según Miguel López, director general de Barracuda Networks, una de las empresas de ciberseguridad más importantes del mundo. «Tradicionalmente por cuestiones de recursos económicos, desconocimiento o falta de cultura empresarial en este campo, las pymes no han hecho todo lo que debieran para protegerse eficazmente frente a los ciberataques, lo que las ha convertido en uno de los objetivos prioritarios de los ciberdelincuentes. Un ciberataque puede dejar absolutamente fuera de servicio todas las operaciones empresariales durante días, lo que puede hacer peligrar incluso la supervivencia a medio plazo de la organización», razona Miguel López.

El director general de Barracuda Networks cree que es una «noticia muy positiva que por fin se fomente la inversión en ciberseguridad» pero ahonda en los problemas que suscita el ‘Kit Digital’ en el campo de la ciberseguridad: «Siempre cabe preguntarse por qué no se ha hecho anteriormente y también si el formato de las ayudas es el más indicado. Como problema añadido cabe destacar que estas ayudas del ‘Kit Digital’ suponen lo que podría ser un primer paso para que las pymes empiecen a contar con algunas medidas de protección. Pero es necesario tener en cuenta que el presupuesto y las medidas otorgadas dentro de este ‘Kit Digital’ no permiten dotar a la empresa de una protección completa. Sin embargo, la percepción que pueden tener algunas de estas pymes es que una vez acometida esta inversión del ‘Kit digital’ ya no es necesario hacer nada más y esta falsa sensación de seguridad puede ser enormemente peligrosa».

FUENTE: ABC