Las pensiones subirán entre un 2,5% y un 3% con el nuevo año

La primera pata de la reforma de pensiones acordada entre el Gobierno y los agentes sociales entrará en vigor mañana, 1 de enero, tras superar en las últimas semanas el trámite parlamentario correspondiente. La norma recupera el IPC como referencia para revalorizar las prestaciones, impulsa la demora de la jubilación y supone el fin del llamado factor de sostenibilidad, –que nunca ha llegado a entrar en vigor–, por el Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI).

De esta manera, el 1 de enero de cada año se incrementarán las pensiones de acuerdo con la inflación media anual registrada en el ejercicio anterior. En 2022, la subida será del 2,5% para las pensiones contributivas y las pensiones de clases pasivas. No obstante, la subida será del 3% para los beneficiarios de pensiones mínimas, pensiones no contributivas e Ingreso Mínimo Vital.

Asimismo, se introduce el llamado MEI, «una herramienta equilibrada, temporal y contingente para responder al reto demográfico» para la Seguridad Social, con la que se espera reactivar el Fondo de Reserva de la Seguridad Social mediante una aportación finalista entre 2023 y 2032.

Además, se incorporan medidas dirigidas a acercar voluntariamente la edad efectiva a la edad ordinaria de jubilación, fijando cuatro vías: la revisión de la jubilación anticipada tanto voluntaria como involuntaria y por razón de la actividad, la jubilación demorada, la jubilación activa y la jubilación forzosa.


FUENTE:  EL ECONOMISTA