Desarrolla una campaña para que mejoren de manera voluntaria el cumplimiento de sus obligaciones fiscales

La Agencia Española de Administración Tributaria (AEAT) no solo persigue a aquellas personas, tanto físicas como jurídicas, que no cumplen con su obligación de hacer la declaración de impuestos. También lleva a cabo acciones preventivas que tienen por objeto evitar que se dé esta circunstancia. En este sentido, la AEAT desarrolla planes para la mejora del cumplimiento voluntario de las obligaciones fiscales y la prevención de los incumplimientos.

En el marco de estos planes, la Agencia Tributaria ha puesto en marcha una campaña de comunicaciones a sociedades respecto de inconsistencias detectadas en sus declaraciones. La medida tiene por objeto dar una oportunidad a las empresas para que cumplan con el fisco sin necesidad de investigaciones e inspecciones que pueden dar como resultado una sanción y la prevención de las infracciones.

La AEAT está enviando un número reducido de cartas informativas dirigidas a personas jurídicas que desarrollan actividades económicas, y que, con independencia del sector económico en el que se encuadran, presentan inconsistencias significativas entre sus datos bancarios y sus datos financieros declarados (entradas y salidas en cuentas bancarias y cifras de ventas declaradas Modelo 200). Adicionalmente, se informará también de los márgenes brutos declarados.

Esta campaña es informativa y tiene por objeto animar a los destinatarios de las misivas a que mejoren de manera voluntaria el cumplimiento de sus obligaciones fiscales presentes y futuras. A tal efecto, Hacienda da a conocer a estos contribuyentes los datos e informes que tiene sobre ellos y que apuntan a la existencia de riesgos potenciales de incumplimiento en su comportamiento fiscal.

Al tratarse de una mera comunicación informativa, salvo que el contribuyente lo considere oportuno, no es obligatorio dar respuesta a la misma, ni aportar documentación. No obstante, se facilitan enlaces para que aquellos contribuyentes que lo entiendan oportuno remitan a la Administración la documentación o, en su caso, presenten autoliquidaciones complementarias.

Después de las comunicaciones, la empresa va a ser sometida a un especial seguimiento por parte de los servicios de inspección. Esta actuación se va a referir especialmente a las autoliquidaciones que presenten, con la intención de determinar si se producen en las mismas variaciones positivas.

En el caso de que las inconsistencias comunicadas por la Agencia Tributaria no sean aclaradas o persistan, el riesgo fiscal que estas representan podrá dar lugar a los procedimientos de control tributario que sean necesarios en relación con las mismas.

FUENTE: ECONOMIST AND JURIST