El Ministro Escrivá ha expresado, en una intervención pública, que se estudia y analiza la evolución por sectores para poder «definir bien» junto a los agentes sociales, la situación que va a regir más allá del 30 de junio. Al parecer la Comisión Tripartita baraja la opción de optar por fijar causas que determinen la continuidad en vez de establecer sectores.

El Gobierno contempla la viabilidad de que los Ertes de “segunda generación”, en palabras de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, puedan continuar más allá del 30 de junio. Cumpliendo así, además, las exigencias europeas de articular una prórroga de los Ertes de fuerza mayor más allá de lo previsto. Ya que, la Comisión Europea exige a los Estados que brinden liquidez a las empresas, entre otras medidas, para acceder a los futuros fondos del plan de reconstrucción. El Ejecutivo estudia extenderlos al 30 de septiembre, como nuevo plazo, y admite ulteriores ampliaciones fruto de la negociación.

Para Escrivá, cualquier esquema que se defina tiene que tener «elementos importantes de flexibilidad», tanto en la secuencia temporal en la que se mantengan las situaciones de exoneraciones de cuotas para las empresas, como en las medidas de protección a trabajadores. También, ha apuntado que deberá haber flexibilidad en la «definición sectorial».

Desde los sindicatos, el presidente de UNO Franciso Aranda, en una reciente conversación con el Ministro Ábalos, titular de Transportes, le ha transmitido la importancia que tiene para el mantenimiento del empleo en las empresas de logística que los ERTE se prorroguen «hasta el 31 de diciembre». Los sindicatos que están negociando en la Comisión Tripartita están más cerca de la propuesta de Trabajo y aceptarían ampliar los ERTE hasta el 30 de septiembre como solución intermedia, y explican que dependerá de cada sector o subsector. Además, defienden por que no se cargue todo el peso del pago sobre la Seguridad Social y emplazan a la mesa a buscar fórmulas híbridas de financiación.

Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, por su parte, en una entrevista de radio, ha asegurado que sería un «enorme error» prolongar los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) en algunos sectores sólo hasta el 30 de septiembre, pues la economía española seguirá «pasándolo mal» hasta finales de año. Y, señala que “las empresas necesitan certidumbre para mirar hacia adelante«. “Hay que salvar los muebles para a partir de ahí empezar a trabajar, y el horizonte de los ERTE es diciembre«, ha añadido.

La ministra Díaz ha señalado que el diálogo social es fundamental, porque los agentes sociales deben formar parte de las decisiones relevantes que se tomen en materia laboral, aunque ha defendido que debe llevarse con “cierta discreción”. “Los agentes sociales siguen trabajando y deseo que cuanto antes podamos tener esa disposición para extender los ERTE a los sectores que lo necesiten”, ha asegurado.

Y no hay que olvidar, el acuerdo firmado por el Gobierno, Patronal y Sindicatos, donde se creó una nueva figura, los Ertes de fuerza mayor parcial, que permite que los expedientes sigan vigentes aunque vayan volviendo trabajadores a sus puestos, con unos trámites muy simplificados, de mera comunicación al Sepe y a la autoridad laboral sin necesidad de modificar el expediente. Estos Ertes de fuerza mayor parcial conviven con los Ertes de fuerza mayor total que se siguen aplicando a las empresas y sectores que, de momento, no pueden ir incorporando a sus empleados.



FUENTE: ADADE CENTRAL