Autónomos, las mutuas investigan los posibles fraudes en la prestación por cese de actividad

Más de 1,1 millones de autónomos ha tenido que recurrir a la prestación por cese de actividad, al tener que cerrar su negocio total o parcialmente a raíz de la crisis del Covid-19. La prestación extraordinaria ha sido tramitada por las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social, entidades que decidieron dar el visto bueno a la práctica totalidad de todas ellas, sin hacer comprobaciones exhaustivas, aunque ya avisaron que dicha comprobaciones se harían más adelante.

Ahora, las Mutuas han empezado a contactar con los autónomos que hayan podido cobrar de manera incorrecta la prestación por cese de actividad durante el mes de marzo. A lo largo de los últimos días, son muchos los autónomos que han recibido una carta de sus mutuas solicitándoles la documentación necesaria que demuestre una caída del 75% de la facturación durante dicho mes, tal y como exigía la normativa. Muchos de estos trabajadores por cuenta propia no lleva libros de contabilidad al tributar por módulos y, por lo tanto, tiene muy complicado demostrar la caída de facturación.

Lo que están pidiendo las Mutuas es que se justifiquen las ayudas correspondientes al mes de marzo, por lo que deben enviar los comprobantes de ese mes al completo y no desde el 14 de marzo, día desde el que entró en vigencia el estado de alarma, ya que la ley estipula que las pérdidas deben computarse sobre todo el mes natural anterior al que se solicita la prestación.

Desde la patronal de las Mutuas colaboradoras con la Seguridad Social, aseguran que en estos requerimientos, “no se estaba exigiendo la presentación de esta documentación, lo que están haciendo es poniendo a disposición de los autónomos que lo soliciten un instrumento para que, ante posibles errores con respecto a la solicitud presentada en marzo, y de cara a acreditar su reducción de la facturación, comprueben los requisitos para su acceso, concediéndole la posibilidad de que en caso de que no los reúna se le permita modificar la fecha en la que acredite la reducción de la facturación, o desistir de su solicitud, sólo en el supuesto de que su facturación sea superior al 75%, procediéndose, en su caso, a la posterior regularización”.

Lorenzo Amor, presidente de ATA, asegura que es lamentable que miles autónomos hayan recibido ya comunicaciones de las mutuas pidiendo documentación sobre el cese de actividad que les han concedido, ya que no podrán acreditar la caída exigida en marzo muchos autónomos y les obligarán a devolver la prestación, que se va a convertir en una ayuda trampa. Es algo penoso.

FUENTE: ADADE CENTRAL