Author Archives: Asesoria

Seis de cada 10 pymes requirieron financiación en 2021

La mejora prevista en facturación no se traducirá en empleo

La presentación este miércoles del XI Informe sobre Financiación de la Pyme en España, elaborado por la Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca (SGR-Cesgar) arrojó un puñado de datos preocupantes sobre la situación financiera de las pequeñas y medianas empresas, pero otros muchos esperanzadores sobre el ritmo de la recuperación.

El estudio, único que incorpora a todos los sectores de actividad e incluye a los autónomos y al sector primario, concluye que en 2021 seis de cada 10 empresas (el 57,9%), más de dos millones de pymes, necesitaron financiación. Se trata del porcentaje más elevado de la serie histórica y supera en más de 23 puntos la cifra de 2019 (34,8%). Este aumento en la necesidad de financiación da idea del impacto que ha tenido la Covid en el tejido empresarial español, según explicó el presidente de SGR-Cesgar, Antonio Couceiro.

 En cuanto a los productos de financiación más contratados, pocos cambios. Los créditos comerciales o de los proveedores fueron el instrumento más utilizado, seguido del préstamo bancario y las líneas ICO. Desde Cesgar ven un cambio de paradigma y otorgan más protagonismo a la financiación no bancaria. Es más, las cifras parecen acerca a España a lo que ya ocurre desde hace años en países como el Reino Unido.

El estudio revela que el 85,1% de las pymes con necesidades de financiación la resolvió con financiación ajena y de ellas, el 66,4% recurrió a financiación bancaria. Así, se observa una disminución en el uso de financiación bancaria con respecto a 2019, puesto que decrece en 11 puntos porcentuales. Por el contrario, el recurso a la financiación ajena no bancaria sufre un importante aumento, situándose en el 27,2% en 2021 (frente al 5,5% en 2019). En línea con la pérdida de actividad de los últimos años, los fondos propios pierden peso como opción de financiación para las pymes, situándose en un 19%. Para el próximo informe, el relativo a este ejercicio, desde Cesgar se comprometieron a analizar cuáles son los instrumentos de financiación no bancaria más utilizados por las pymes, «ya que sospechamos que cada vez más capital privado, y no solo los fondos de capital riesgo, deciden invertir en pequeñas y medianas empresas», aseguró Couceiro.

Recuperación lenta

Sobre cómo definen la situación las empresas, solo dos de cada 10 pymes reconocen haber iniciado la recuperación, cerca del 40% dice estar en una posición estable y un 35,2% advierte que su situación ha empeorado respecto a 2020. Y todo esto sin haber tenido en cuenta el impacto de la guerra en Ucrania.

En cuanto al destino de la financiación, la mayor parte de las pymes la ha requerido para el circulante (75,2%), ganando peso frente a la situación antes de la pandemia. El presidente de Cesgar puso de manifiesto cómo la prioridad en los momentos más duros de la pandemia fue conseguir liquidez para que las empresas pudieran continuar con su actividad. En importancia, le sigue la financiación destinada a inversión (37,2%), tanto en equipo productivo como en inmuebles. También cabe destacar que los altos niveles de incertidumbre observados en el último año se reflejan claramente en el freno a los planes de expansión de las pymes, ya que un porcentaje muy bajo ha destinado la financiación a abordar procesos de expansión en el mercado nacional o en los mercados extranjeros.

El informe también aporta datos interesantes sobre las necesidades de financiación asociadas a la digitalización y la sostenibilidad de las pequeñas y medianas empresas. En este sentido, un 22,0% de las pymes ha tenido necesidades de financiación para abordar inversiones en ambas áreas y un 20,4% cree que va a necesitarla en los próximos tres años. Estas cifras convierten a ambos procesos en uno de los destinos principales de la financiación después del circulante. La digitalización es el proceso más generalizado en este tipo de inversiones y ha originado necesidades de financiación en el 13,8% de las pymes. Asimismo, esa inversión en digitalización ha sido mayor en los sectores de Servicios a las empresas (25,9%), Educación, sanidad, servicios sociales, cultura y deporte (21,7%), y Telecomunicaciones (18,2%).

En el lado positivo destaca que casi la mitad (el 46,9%) espera que su facturación mejore este año, si bien la mayoría (84,2%) no contempla traducir esa mejora en aumentos de plantilla y apenas un 11,4% creará empleo.

Con todos estos datos, la sensación expresada por distintos directivos de Cesgar es que pese a los datos sobre una recuperación asimétrica por territorios y sectores y lenta, ya que prevén que no se recuperen los niveles de facturación y resultados prepandemia hasta finales de 2023, no hay un solo sector de actividad que no esté teniendo problemas en la actualidad para cubrir ciertos puestos de trabajo y las tasas de mora son francamente bajas. La intensidad de la crisis no es como en el pasado, ya que las sensaciones generales no son negativas, concluyeron.

FUENTE: CINCO DÍAS

Las ayudas europeas para impulsar mi negocio que ya están en marcha

Los fondos Next Generation EU ya han activado programas para la digitalización, la mejora de la eficiencia energética y el estímulo al emprendimiento de los que pueden beneficiarse las pequeñas y medianas empresas y los autónomos

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) español, el itinerario creado para articular las ayudas europeas del fondo Next Generation EU, está dotado con 140.000 millones de euros que irán llegando a España hasta 2026. Una cuarta parte de estos fondos se destinará a la modernización y el fortalecimiento del tejido empresarial e industrial español a través de diversos programas. Muchos de estos planes ya están activos y están llegando a las pequeñas y medianas empresas (pymes) con el objetivo de mejorar su desarrollo digital, ser más eficientes energéticamente o recibir una inyección financiera. Por ejemplo, a través de las ayudas europeas, una pequeña manufactura de bolsos puede empezar a vender a través de internet, una floristería cambiar su furgoneta de reparto por otra menos contaminante, o un emprendedor materializar su idea de negocio.

Las convocatorias se pueden consultar en el portal web creado por el Ministerio de Hacienda o a través de las páginas web que las comunidades autónomas han habilitado para la gestión de las ayudas y los programas de financiación, ya que son ellas principalmente, junto con algunos ministerios y los ayuntamientos, las encargadas de su trámite y concesión.

A continuación, un repaso a los principales programas para pymes y autónomos del fondo Next Generation EU en tres ejes.

Digitalización: un salto accesible para todos

En marzo se abrió la primera convocatoria del Programa Kit Digital, uno de los planes más importantes para pymes y autónomos, de acuerdo con Daniel Agudo, director de desarrollo de negocio de la consultora Zabala Innovation. “Las pymes están ante una oportunidad sin precedentes, ya que estas ayudas se centran en aspectos en los que necesitan un impulso para mejorar su productividad”, señala.

La primera convocatoria, dotada con 500 millones de euros de los 3.000 millones de euros previstos, está dirigida a trabajadores por cuenta propia y empresas de 10 a 49 empleados. Cuenta con un bono digital de 12.000 euros para que los autónomos y las compañías adquieran soluciones de digitalización. ¿Cómo? Mediante la creación de una página web, de un espacio de comercio electrónico o la promoción de la ciberseguridad, entre otras acciones. Para acceder a este bono, las organizaciones deben completar un test de autodiagnóstico en el que se evalúa su nivel de digitalización y, a continuación, elegir uno de los 6.700 agentes digitalizadores —empresas tecnológicas y de marketing— que se encargan de los trámites y de la instalación de las soluciones que las pymes necesitan.

Hay previstas dos convocatorias más cuyas fechas de inicio aún se desconocen. Una para micropymes, de menos de tres empleados, con un bono de 2.000 euros; y otra para compañías de tres a nueve empleados, con uno de 6.000 euros.

Además del Kit Digital, se ha puesto en marcha Emprendedoras digitales, dotado con 51 millones de euros, con el objetivo de reducir la brecha de género mediante la financiación de proyectos de emprendimiento digital liderados por mujeres.

También, aunque aún sin fecha concreta, se activará el denominado Ayudas para proyectos de digitalización de “última milla”, orientado al sector turístico y a su recuperación, tras ser uno de los más afectados por la situación derivada de la pandemia. Pretende impulsar iniciativas tecnológicas para mejorar la relación de las empresas con el turista a nivel local (de ahí el concepto de última milla) con el desarrollo de aplicaciones móviles y programas que faciliten la gestión y la promoción de los destinos in situ. Se subvencionará la mitad del proyecto, cuyo presupuesto debe ser, como mínimo, de 300.000 euros y, como máximo, de 750.000 euros.

Eficiencia energética: autoconsumo y combustibles alternativos

Consumir menos energía se antoja imprescindible en un contexto de continua escalada de los precios en el corto plazo, pero también como solución para reducir las emisiones que fomentan el calentamiento global. Apostar por la sostenibilidad empresarial, además, impulsa la imagen de una compañía y le aporta una ventaja competitiva.

Las pymes y los autónomos ya pueden solicitar ayudas para la instalación de equipos de autoconsumo, como aerogeneradores y placas fotovoltaicas; así como acceder a subvenciones para la constitución de comunidades energéticas, figura jurídica que concede a particulares, pero también a empresarios, la posibilidad de generar, gestionar y compartir su propio suministro eléctrico. Esto permite un aprovechamiento eficaz de la energía y, como consecuencia, un mayor ahorro.

El importe de estas ayudas, que se incluyen en una partida de 660 millones de euros, ampliables a 1.320 millones según la demanda, varía en función de si el receptor es una gran empresa, una pyme o un autónomo. Estas organizaciones percibirán un porcentaje máximo sobre el volumen de inversión inicial, que cambia según qué se solicite y quién lo haga.

En el caso de la instalación de placas fotovoltaicas, las cuantías llegan hasta el 45% del valor para una pyme, mientras que en el de la instalación de aerogeneradores de pequeño tamaño alcanza el 50%. A los trabajadores por cuenta propia se les subvenciona entre 600 euros y 2.900 euros dependiendo de la solución que elijan (solar o eólica) y de la potencia contratada. Estas cantidades se incrementan un 5% para empresas ubicadas en municipios con menos de 5.000 habitantes.

En el apartado energético se suma la apuesta por la movilidad sostenible a través de un plan ya veterano. Se trata de MOVES III que financia, hasta diciembre de 2023, la compra de vehículos de propulsión sostenible como eléctricos, híbridos enchufables y de pila de combustible —que funcionan con hidrógeno— cuyo precio no supere los 45.000 euros, con ayudas de entre 2.500 y 9.000 euros. También contempla partidas para la instalación de postes de recarga, que en el caso de los autónomos subvenciona el 70% del coste, mientras que para pequeñas empresas cubre el 55% y para las medianas, el 45%.

Emprendimiento: estimular la creación y la consolidación de negocios

Otro de los objetivos del PRTR que articula las ayudas europeas es garantizar la viabilidad de los negocios y ofrecer una oportunidad a los empresarios que quieren poner en marcha nuevos proyectos, a través de la financiación y el asesoramiento. Para ello desde el Gobierno refuerzan la actividad de la Compañía Española de Reafianzamiento (CERSA), la institución pública que da cobertura a los avales otorgados por las sociedades de garantía recíproca (SGR). Estas entidades sin ánimo de lucro facilitan a pymes y autónomos el acceso a financiación en condiciones ventajosas, como menores tipos de interés y plazos de devolución más amplios. Funcionan como intermediarias con los bancos y no prestan dinero, sino que proporcionan garantías ante los acreedores. “Es un instrumento útil para las start-ups que no tienen un histórico financiero largo, ni activos suficientes para avalar”, destaca Agudo.

Las pymes del sector secundario también cuentan con un plan adaptado a ellas. El Programa de Apoyo al Emprendimiento Industrial facilita préstamos, por un valor total de 75 millones de euros, para la mejora de la competitividad de estas empresas y la creación de nuevos establecimientos industriales. El fin es aumentar el peso del sector industrial en la economía española que actualmente cuenta con el porcentaje más reducido, pues supone el 5,96% de las compañías, por detrás del agrícola, del de la construcción y del de los servicios.

FUENTE: EL PAÍS

Obligaciones de las sociedades unipersonales

Obligaciones de las sociedades unipersonales

En tanto subsista la situación de unipersonalidad, la sociedad hará constar expresamente su condición de unipersonal en toda su documentación, correspondencia, notas de pedido y facturas, así como en todos los anuncios que haya de publicar por disposición legal o estatutaria.

Como ya sabrá, la sociedad unipersonal es aquella que consta de un único socio, bien sea porque fue constituida como tal por un socio único, o porque con el transcurso del tiempo, el número de socios quedó reducido a uno.

Atención. El socio único podrá ser tanto una persona física como jurídica.

Así, puede suceder que una sociedad constituida por varios socios pase en un determinado momento a ser «unipersonal»; es decir, que un solo socio pase a ser titular de todas las participaciones. En ese caso, hay que declarar la unipersonalidad sobrevenida e inscribirla en el Registro Mercantil:

  • Si la unipersonalidad no se inscribe en el Registro en el plazo de seis meses, usted como socio único pasará a responder de todas las deudas de la sociedad contraídas durante el período de unipersonalidad. Una vez inscrita la unipersonalidad -aunque sea tarde-, no responderá de las deudas posteriores, pero seguirá respondiendo de las generadas hasta ese momento).
  • Esta responsabilidad es ilimitada y solidaria, por lo que respondería con todo su patrimonio y los acreedores podrían reclamar contra la sociedad, contra usted o contra ambos a la vez.

En función de su forma societaria, encontramos tanto sociedades unipersonales de responsabilidad limitada, como anónimas, de modo que el carácter unipersonal no impide que la sociedad revista este tipo de formas, siempre y cuando adopte el régimen propio de su tipo social, con las especialidades que conlleva la unipersonalidad. Las sociedades por tanto podrán denominarse sociedades unipersonales de responsabilidad limitada (SLU) o sociedades anónimas unipersonales (SAU).

Publicidad

La constitución de una sociedad unipersonal, la declaración de tal situación como consecuencia de haber pasado un único socio a ser propietario de todas las participaciones sociales o de todas las acciones, la pérdida de tal situación o el cambio del socio único como consecuencia de haberse transmitido alguna o todas las participaciones o todas las acciones, se harán constar en escritura pública que se inscribirá en el Registro Mercantil. En la inscripción se expresará necesariamente la identidad del socio único.

En tanto subsista la situación de unipersonalidad, la sociedad hará constar expresamente su condición de unipersonal en toda su documentación, correspondencia, notas de pedido y facturas, así como en todos los anuncios que haya de publicar por disposición legal o estatutaria.

Decisiones del socio único

El hecho de que una persona ostente todas las acciones o participaciones, no dispensa de la observancia de las normas de funcionamiento de la sociedad, de modo que la sociedad unipersonal ha de contar con órganos legales y observar los preceptos procedimentales y formales relativos a la toma de decisiones.

En las sociedades de capital, esta competencia de toma de decisiones recae en la Junta General. En el caso de las sociedades unipersonales, las competencias de la Junta General recaerán en el socio único, de modo que éste representará las figuras de Presidente y Secretario de la Junta, y adoptará los acuerdos pertinentes.

Las decisiones del socio único se consignarán en acta, bajo su firma o la de su representante, pudiendo ser ejecutadas y formalizadas por el propio socio o por los administradores de la sociedad.

Contratos

El hecho de que una empresa tenga carácter de unipersonal puede hacer que nos planteemos qué ocurre con las operaciones que el socio único realice en calidad de acreedor o cliente de la sociedad unipersonal. Esta actividad es totalmente lícita y debe respetar los principios de transparencia, responsabilidad y protección tanto de la sociedad como de los terceros.

De este modo, la Ley de Sociedades de Capital establece que los contratos celebrados entre el socio único y la sociedad deberán constar por escrito o en la forma documental que exija la ley de acuerdo con su naturaleza, y se transcribirán a un libro-registro de la sociedad que habrá de ser legalizado conforme a lo dispuesto para los libros de actas de las sociedades. En la memoria anual se hará referencia expresa e individualizada a estos contratos, con indicación de su naturaleza y condiciones.

En caso de concurso del socio único o de la sociedad, no serán oponibles a la masa aquellos contratos comprendidos en el apartado anterior que no hayan sido transcritos al libro-registro y no se hallen referenciados en la memoria anual o lo hayan sido en memoria no depositada con arreglo a la ley.

Durante el plazo de dos años a contar desde la fecha de celebración de los contratos a que se refiere el apartado primero, el socio único responderá frente a la sociedad de las ventajas que directa o indirectamente haya obtenido en perjuicio de ésta como consecuencia de dichos contratos.

Pueden ponerse en contacto con este despacho profesional para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.

Un cordial saludo,

Cuidado con las cláusulas que integran el contrato tipo sobre trabajo a distancia (teletrabajo)

Cuidado con las cláusulas que integran el contrato tipo sobre trabajo a distancia (teletrabajo)

Una reciente sentencia de la Audiencia Nacional de 22 de marzo de 2022, ha determinado la nulidad de algunas de las cláusulas que integran el contrato tipo sobre trabajo a distancia que la empresa presenta a los trabajadores. Deberemos prestar especial atención a la definición concreta de los medios, equipos y herramientas que deben facilitarse.

El trabajo a distancia, y concretamente el teletrabajo, ha sido objeto de regulación por la Ley 10/2021, de 9 de julio, de trabajo a distancia, y se ha incorporado extensa e intensamente en la vida de muchos empresarios y trabajadores debido al gran salto tecnológico de los últimos años, así como la COVID-19. Sin embargo, son muchas las cuestiones controvertidas que aún quedan por resolverse por la Administración y los tribunales de justicia.

Precisamente una reciente sentencia de la Audiencia Nacional de 22 de marzo de 2022, ha determinado la nulidad de algunas de las cláusulas que integran el contrato tipo sobre trabajo a distancia que la empresa presenta, y que ha servido para clarificar algunas de las dudas más comunes sobre el contenido de los acuerdos de teletrabajo.

Hay que recordar que para que se aplique la Ley de Teletrabajo, y, en consecuencia, para que sea obligatorio suscribir un acuerdo de teletrabajo, es necesario que los trabajos a distancia se realicen con carácter regular, entendiéndose como tal cuando en un periodo de referencia de tres meses se realice un mínimo del treinta por ciento de la jornada, o el porcentaje proporcional equivalente en función de la duración del contrato.

Naturaleza jurídica de los contratos de trabajo a distancia

La Audiencia Nacional señala que el de trabajo a distancia es un genuino y específico contrato de trabajo, que va más allá del simple establecimiento de determinadas condiciones para la prestación del servicio retribuido por cuenta ajena, vinculado ineludiblemente al requisito de la voluntariedad (consentimiento) de las partes -trabajador individual y empresario- tanto para suscribirlo, como para modificarlo, como para resolverlo.

¿Qué cláusulas considera válidas?

La Audiencia Nacional ha efectuado las siguientes declaraciones, que han servido para clarificar cuestiones controvertidas sobre la validez de algunas cláusulas contenidas en los acuerdos de teletrabajo:

  • Equipos. El contrato-tipo no indica ni los equipos que se ponen a disposición del trabajador ni su vida útil, pero esta carencia queda convalidada en los contratos individuales, en los que sí se indica. También es válida la cláusula que obliga al trabajador a asumir la reparación en caso de uso inadecuado.
  • Riesgos. Es válido que el trabajador deba informar a la empresa sobre las características del lugar de trabajo: ello no exonera a la empresa de realizar la evaluación y es respetuoso con la intimidad del trabajador.
  • Vigilancia. Es válido que la empresa se reserve la potestad de vigilar y controlar la actividad por medios telemáticos. Son los trabajadores los que deben probar que las herramientas empleadas atentan a su dignidad o comprometen sus datos personales.

Cláusulas rechazadas

En cambio, algunas de las cláusulas del contrato-tipo son rechazadas por la Audiencia Nacional:

  • Gastos. No es válida la remisión al convenio colectivo en materia de compensación de gastos si éste no dice nada al respecto.
  • Datos personales. No es válido obligar al trabajador a proporcionar su e-mail y teléfono personales.
  • Visitas. Tampoco es válido establecer que el servicio de prevención podrá acudir al domicilio para evaluar los riesgos preavisando con siete días de antelación. El trabajador puede negarse a dicha entrada en todo momento.
  • Desconexión digital. La empresa no puede establecer de forma unilateral excepciones al derecho a la desconexión digital del trabajador, ni siquiera en casos urgentes.
  • Reversibilidad. La empresa no puede poner condiciones si el empleado quiere volver al trabajo presencial. Tampoco es válido que, en caso de que la reversibilidad sea ejercida por la empresa, el trabajador renuncie a ejercer los derechos que le correspondan.

De momento pues, deberemos prestar especial atención a la definición concreta de los medios, equipos y herramientas que deben facilitarse; identificación real de los gastos; negativa a proporcionar número de teléfono y correo electrónico personales; una prevención de riesgos que sea lo menos invasiva posible; y evitar la adhesión a acuerdos que puedan comportar la nulidad de sus cláusulas por considerarse abusivas y no discutidas con las personas trabajadoras que los suscriben.

Pueden ponerse en contacto con este despacho profesional para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.

Un cordial saludo,

¿Son válidas las facturas emitidas en papel y posteriormente enviadas por correo electrónico?

¿Son válidas las facturas emitidas en papel y posteriormente enviadas por correo electrónico?

La Dirección General de Tributos (DGT) ha resuelto recientemente que la consideración como factura electrónica de una factura escaneada en formato físico dependerá de si este escaneo o digitalización es realizado por el emisor o por el receptor de la misma.

La Dirección General de Tributos (DGT) ha emitido una consulta vinculante V0666-22, de 28 de marzo de 2022, con la que aclara qué debe ser considerado una factura electrónica, en el caso concreto de aquellas personas que emiten sus facturas en papel con doble copia, y posteriormente introduce la información de las facturas en un fichero electrónico que envía por correo electrónico a su destinatario.

Contenido de la factura electrónica

El contenido de la factura emitida de manera electrónica es idéntico al de la factura tradicional, estando lo extremos mínimo que deben incluirse recogidos en el artículo 6 del Reglamento de facturación.

No obstante, el artículo 10.1 Reglamento de facturación hace una especial mención a las vías de emisión de las facturas electrónicas limitándolos para poder autenticar su originalidad:

  • Puede emitirse mediante una firma electrónica avanzada basada en un certificado reconocido y creada mediante un dispositivo seguro de creación de firmas.
  • Puede emitirse mediante un intercambio electrónico de datos, siempre y cuando el acuerdo relativo a este intercambio prevea la utilización de procedimientos que garanticen la autenticidad del origen y la integridad de los datos.
  • Pueden emitirse mediante otros medios que los interesados hayan comunicado a la Agencia Estatal de Administración Tributaria con carácter previo a su utilización y hayan sido validados por la misma.

Además, el artículo 9 del Reglamento de facturación concluye que de manera genérica «se entenderá por factura electrónica aquella factura que (…) haya sido expedida y recibida en formato electrónico».

¿Las facturas escaneadas, digitalizadas y enviadas al cliente son facturas electrónicas?

La DGT ha contestado en esta consulta a una persona física que desarrolla una actividad económica y emite sus facturas en papel con doble copia, y posteriormente introduce la información de las facturas en un fichero electrónico que envía por correo electrónico a su destinatario, respondiendo sobre la validez del sistema de expedición de facturas.

La DGT contesta que una factura expedida y recibida en formato electrónico tendrá la consideración de factura electrónica, aunque hubiera sido emitida originalmente en papel y posteriormente digitalizada. Sin embargo, para Hacienda no es factura electrónica aquella que, habiendo sido emitidas y expedidas en papel, sean recibidas en este mismo formato por los destinatarios.

En concreto la DGT señala que:

«Por tanto, una factura expedida y recibida en formato electrónico tendrá la consideración de factura electrónica, aunque hubiera sido emitida originalmente en papel y posteriormente digitalizada por la consultante no así, sin embargo, las facturas que, habiendo sido emitidas y expedidas en papel, sean recibidas en este mismo formato por los destinatarios.

De la información aportada en el escrito de consulta no se conoce con exactitud si la factura es entregada en papel o únicamente por correo electrónico, por lo que siendo válida tanto la facturación en papel como por medios electrónicos conforme a lo indicado previamente, solo tendrá la consideración de factura electrónica cuando haya sido expedida y recibida en formato electrónico y reúna todos los requisitos establecidos en el Reglamento citado».

En conclusión, la consideración como factura electrónica de una factura escaneada en formato físico dependerá de si este escaneo o digitalización es realizado por el emisor o por el receptor de la misma.

La nueva regulación de los programas contables utilizados por empresarios o profesionales

La Ley 11/2021, de 9 de julio, de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal introdujo un nuevo apartado j) al artículo 29 de la LGT, regulador de las obligaciones formales de los contribuyentes, redactado como sigue:

«j) La obligación, por parte de los productores, comercializadores y usuarios, de que los sistemas y programas informáticos o electrónicos que soporten los procesos contables, de facturación o de gestión de quienes desarrollen actividades económicas, garanticen la integridad, conservación, accesibilidad, legibilidad, trazabilidad e inalterabilidad de los registros, sin interpolaciones, omisiones o alteraciones de las que no quede la debida anotación en los sistemas mismos. Reglamentariamente se podrán establecer especificaciones técnicas que deban reunir dichos sistemas y programas, así como la obligación de que los mismos estén debidamente certificados y utilicen formatos estándar para su legibilidad».

Esto no determina que deban emplearse una serie de programas tasados y homologados por la Administración tributaria, sino que los programas contables deben contar con mecanismos de control de verificación. De este modo, nos recuerda la DGT en la mencionada consulta que:

«El desarrollo reglamentario mencionado en el artículo 29.2.j) está actualmente en curso de tramitación por lo que la forma de cumplimentar las obligaciones establecidas en dicho artículo aún está pendiente de aprobación, a efectos del desarrollo y definición de los requisitos que deben cumplir los sistemas y programas informáticos o electrónicos, así como, en su caso, la forma de certificarlos».

Pueden ponerse en contacto con este despacho profesional para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.

Un cordial saludo,

Como Llegar

COMO LLEGAR

ASESORIA DANALO S.L.P.U.
C/ Los Leones 60 Bajo Dcha.
46022, Valencia

Contactar

96 328 81 25 o bien utilice nuestro formulario.

Horario

Horario Comercial

Aviso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideraremos que acepta su uso.
Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador, en nuestra política de cookies.